Antecedentes

 

América Latina es la región con las tasas de desigualdad más altas en el mundo. Aunque las causas y dimensiones de la desigualdad han variado con el tiempo y dependiendo de cada país, ésta continúa generando brechas y perpetuando el círculo de pobreza hasta el día de hoy.

Ante la pregunta: cuáles son las instituciones que refuerzan este problema y que, por tanto, tienen influencia sobre la desigualdad; encontramos que el ámbito de la educación y sus instituciones son actores de suma importancia.

Precisamente, en el campo de la educación superior, se manifiestan y reproducen procesos de exclusión que parten de divergencias tanto económicas como de género, raza y etnicidad.

A pesar de los cambios que ha experimentado el sistema educativo en los países latinoamericanos durante las últimas dos décadas, los efectos de éstos han sido muy desiguales, siendo las menos beneficiadas por dichas reformas las poblaciones más vulnerables de la región, como por ejemplo: las mujeres, las/los afrodescendientes, los grupos indígenas y las/los discapacitadas/os.

La educación, y sobre todo la educación superior, a pesar de los esfuerzos de cambio, continúa siendo un recurso distribuido de forma desigual e, incluso, inaccesible para muchos sectores de la sociedad.

 

Volver a Proyecto